El Gobierno prevé recaudar un 20% más en el Reta tras la reforma de autónomos

Se espera elevar la recaudación anual del colectivo en 2.000 millones

La reforma de autónomos que prepara el Gobierno supondrá en términos agregados un incremento de la recaudación anual del Reta de 2.000 millones de euros, según estimaciones del Gobierno consultadas por elEconomista. Este sería el resultado de aplicar el nuevo sistema de cotización en base a los ingresos reales del colectivo de trabajadores por cuenta propia, lo que supondría un incremento del 20% respecto a la media de ingresos anuales de la Seguridad Social por esta vía, de 10.000 millones de euros.

No obstante, el hecho de que en su conjunto el Reta vaya a incrementar su recaudación, no implica que sea un aumento lineal en la aportación de cada trabajador por cuenta propia de ese 20%. De hecho, la medida prevé que se reduzca la cuota que pagan mensualmente el 60% de los trabajadores autónomos, que con la actual cotización mensual de 294 euros (en base mínima de 960,6 euros) estarían realizando un esfuerzo de sobrecotización y que verían reducida su pago mensual a la Seguridad Social con la reforma.

Es decir, se presupone de estas cifras que esa mayor recaudación global del colectivo de más de 3,2 millones de autónomos de alta en nuestro país provendrá precisamente del mayor esfuerzo contributivo que realicen los trabajadores por cuenta propia con mayores ingresos. Cabe recordar en este punto, que según los datos oficiales del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, el 83,95% de los afiliados al Reta cotizan por la base mínima.

Aumento de protección

Desde el Gobierno aseguran a este medio que se trata de una medida que no aplica tabla rasa (ver gráfico) sino que modula las aportaciones y por ende las prestaciones que recibirán a futuro estas personas tanto en forma de pensión, como de incapacidad temporal y de cese de actividad. Tanto es así que según las cifras del gabinete capitaneado por José Luis Escrivá existe una clara brecha entre los ingresos que recibe la Seguridad Social por las cuotas del colectivo en comparación con el coste total de las prestaciones que otorga. Según recoge un reciente artículo publicado en La Información para el 2022, se espera que la recaudación por cotizaciones sociales alcance algo menos del 52% del desembolso en prestaciones que llevará a cabo el Estado.

En este sentido, los cálculos elaborados por el experto en la materia y economista Javier Santacruz, apuntan a que este aumento de la recaudación del Reta tras la reforma podría ascender hasta algo más de 5.000 millones de euros, lo que implicaría que el aumento de ingresos ascendería a un 50% sobre el nivel actual, si bien desde el Ejecutivo limitan este impacto a los 2.000 millones anteriormente mencionados. «Exclusivamente en la lógica del actual sistema público de pensiones, cotizar por los denominados ingresos reales tiene recompensa futura para los autónomos, aunque supone un importante esfuerzo presente, dados los niveles de facturación y los problemas estructurales que arrastran decenas de miles de trabajadores por cuenta propia con facturación volátil», apunta Javier Santacruz asegurando que se mejoraría la prestación futura de jubilación en torno a 380 euros cada mes.

A finales del pasado año, la pensión media de un trabajador en el régimen general se situaba en el entorno de 1.300 euros; mientras que la de un trabajador autónomo es de 770 euros. La diferencia, por tanto, entre la pensión media de un asalariado y la de un autónomo a nivel nacional es de 530 euros a favor del primero, lo que supone un 40% más de prestación.

Nuevo modelo de cuotas

Hasta el momento, el Ministerio de Seguridad Social ha presentado una nueva propuesta para el sistema de cotización de autónomos que plantea un sistema flexible de 13 tramos que van desde menos de 600 euros al mes hasta más de 4.050, y posibilidad de cambiar hasta seis veces al año. El modelo establece una cuota mínima que ronda los 184 al mes para aquellos trabajadores autónomos con ingresos por debajo de los 600 euros, al tiempo que establece una máxima de 1.267 euros mensuales para aquellos que ingresen más de 4.050 euros.

En la propuesta se mantiene la tarifa plana y se focaliza en las personas con rendimientos inferiores al SMI para apoyarlas en el inicio de su actividad. El ministro José Luis Escrivá apuntaba la pasada semana durante un desayuno en Santiago de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), que «va a haber un número de tramos» en el que los autónomos se podrán mover hasta «seis veces al año», lo que «va a ser muy fácil».

Escrivá no quiso entrar en detalles sobre qué significa «extraordinariamente sencillo» ni cómo se ejecutará el salto. En un escueto avance de la propuesta, el ministro explicó que el autónomo «puede moverse» entre tramos y al final del año «habrá una regularización» en función de cuáles han sido sus rendimientos netos. Ese ajuste dependerá del tramo en el que está: «Si hay que regularizar y tiene que aportar un poco más, pues se regulariza; si hay que devolverle, se le devuelve; si quiere renunciar a la devolución y acumular para el futuro, también lo puede hacer. Así va a funcionar».

FUENTE: www.eleconomista.es / Gonzalo Valarde